CURVAS GRANULOMÉTRICAS PARA MAQUINAS TURBOSOL “MINI AVANT” ó “UNI 30 ES”

Es sumamente importante prestar la máxima atención a la calidad de la mezcla del mortero a utilizar. Un mortero manejable y de buena calidad permitirá que la máquina trabaje sin sobrecargas ni otros inconvenientes. Al utilizar mortero tradicional hecho en hormigoneras, se recomienda controlar que la arena esté en curva granulométrica; en otras palabras, que contenga filler (polvo fino) y áridos finos, medios y gruesos (véase diagrama representado arriba). Si es posible, evitar el uso de arenas lavadas o áridos con un elevado porcentaje de arena gruesa. De requerirse su uso por exigencias técnicas, deberá mezclarse la arena con otras que tengan características complementarias.

Ejemplo:

• Utilizando arenas lavadas, mezclar proporcionalmente con arenas sin lavar. 

• Utilizando demasiados áridos gruesos, mezclar proporcionalmente con arena fina.

Un mortero manejable se reconoce si el mismo pasa fácilmente a través de la criba vibratoria por donde se introduce el mortero a la cuba para ser bombeado.

Observando el mortero en una hormigonera, su color deberá ser uniforme y cercano al color del cemento; en caso contrario, significa que el cemento no ha recubierto bien cada grano de arena y en este caso se deberá aumentar la dosis de cemento o de agua.

Otro sistema es el de coger un puñado de mortero, cerrar el puño y verificar que todo el mortero pase a través de los dedos. Si queda una pelotilla de arena en la palma de la mano significa que el mortero es pobre.

Es posible también controlar que la curva granulométrica sea constante llenando un cubo con mortero y dejándolo reposar unos 20 minutos. Si el agua aflora en la superficie significa que existe una rotura de la curva granulométrica.

La utilización de conglomerante (cemento/cal, etc.) es muy importante para un correcto funcionamiento de la máquina, debiéndose verificar que esté presente en una cantidad adecuada como para obtener un mortero amalgamado.

No utilizar cal plástica (o bien sólo en pequeñas dosis). La cantidad mínima de conglomerante recomendada es de 350 kg/m3; sin embargo, este dato podrá variar en base a la calidad de las arenas (grasas o pobres) y obviamente a las exigencias de obra.

Si las características técnicas requeridas lo permiten, es posible utilizar aditivos plásticos de acuerdo a las dosis recomendadas por los fabricantes. 

En el siguiente cuadro:

• la escala 0,2/5 mm se aplica a la TURBOSOL MINI AVANT

• la escala 0,2/10 mm se aplica a la TURBOSOL UNI 30 ES

Image

Copyright © Turbosol | by SYP